in

Reseña: BPM: Bullets Per Minute también vale la pena en Nintendo Switch

Reseña: BPM: Bullets Per Minute también vale la pena en Nintendo Switch

Desde la primera vez que jugue BPM: balas por minuto he pensado que es una de las propuestas más frescas tanto en el género de los FPS como el de los juegos rítmicos, pues su jugabilidad logra combinar ambos de forma perfecta y su excelente banda sonora hace de esta una experiencia muy adictiva. Hace un par de semanas BPM: Bullets Per Minute llegó a la Nintendo Switch y aquí te diré si esta nueva versión vale la pena.

BPM: Bullets Per Minute llegó originalmente a Steam y GOG en septiembre del 2020, pero tuve la oportunidad de probarlo el año pasado cuando llegó a Xbox One y PlayStation 4. En mi reseña de BPM: Bullets Per Minute dije que era la gran sorpresa del 2021 pues logra juntar lo adictivo de los juegos rítmicos con lo emocionante de los FPS, pero ¿logra mantener su esencia en Nintendo Switch?

Relacionado: BPM: Bullets Per Minute vs. Metal: Hellsinger, ¿Cuál es el mejor FPS rítmico?

Siempre que se anuncia un port de un videojuego para Nintendo Switch sabemos que lo más probable es que tenga que hacer sacrificios en el apartado tecnico para que funcione, y en el caso de BPM: Bullets Per Minute no es la excepción. Gráficamente el juego no se ve a la altura de sus otras versiones, pues la resolución y calidad de sus texturas es mucho menor a las de consolas, por no hablar de PC en su configuración máxima. Aún así, BPM: Bullets Per Minute corre de forma fluida a 30fps y no toma mucho acostumbrarse a sus visuales.

Dejando de lado los sacrificios gráficos y de rendimiento que se tuvieron que hacer para que BPM: Bullets Per Minute corriera en Nintendo Switch, estamos ante un port que mantiene la esencia de lo que hace divertido al juego original que además aprovecha las funciones extras del hardware para ofrecer funciones exclusivas.

El apartado gráfico sufrió un golpe para poder llevar a cabo BPM: Bullets Per Minute a Nintendo Switch.

BPM: Bullets Per Minute en su versión de Nintendo Switch cuenta con soporte para controles de movimiento, así como muchos otros títulos de terceros que llegan a la consola de Nintendo. Fuera del apartado gráfico el mayor enemigo de BPM: Bullets Per Minute son los Joy-Con, pues las palancas no son óptimas para jugar FPS y los controles de movimiento ofrecen una buena alternativa.

El mayor enemigo de la Nintendo Switch son los Joycon:

Después de haber jugado BPM: Bullets Per Minute por casi un año en Xbox One me acostumbré a la comodidad de su control, que funciona perfecto en cualquier FPS. Sin embargo, al usar unos Joycon la diferencia es muy notoria, pues las palancas no están hechas para este género y en BPM: Bullets Per Minute se nota. Si vas a jugar en TV te recomiendo hacerlo con un control Switch Pro, pues la diferencia es abrumadora.

Aún así, BPM: Bullets Per Minute funciona muy bien en el modo portátil, a pesar de las palancas de los joy-con, por lo que resulta una gran alternativa para jugar este adictivo FPS rítmico para llevar si ya lo tienes en otras plataformas. Sin embargo, si no te gusta jugar el modo portátil y tienes otra consola o PC para jugar te recomiendo que adquieras BPM: Bullets Per Minute en otra plataforma.

Lo anterior es parte del hecho de que ya tienes BPM: Bullets Per Minute u otras consolas además de la Nintendo Switch, pero si la consola híbrida de Nintendo es la única que tienes entonces no dudes en darle una oportunidad a BPM: Bullets Per Minute, pues desde mi reseña de la versión de Xbox One he dicho que es un FPS que todo fan del género debería probar.

BPM: Bullets Per Minute integra elementos roguelite con su jugabilidad rítmica.

Los mejores de los FPS, los juegos de ritmo y los roguelike:

Ya fue suficiente de comparar BPM: Bullets Per Minute para Nintendo Switch con sus otras versiones, así que ahora toca explicarte por qué es uno de los juegos más adictivos que han llegado en el último par de años. Pese a sus visuales que tienen una ligera inspiración en DOOM, la jugabilidad de BPM: Bullets Per Minute logra proponer una nueva manera de jugar a los FPS.

Dispara, recarga y esquiva al ritmo de la música, pues si no haces estas acciones al ritmo no es posible hacerlas, aunque es posible ajustar la severidad en la configuración del juego. Cada arma dispara y recarga de forma distinta, lo que hace que cada una se sienta como un instrumento diferente, con fortalezas y debilidades dependiendo de la situación en que te encuentres.

Cada arma de BPM: Bullets Per Minute dispara y recarga de forma diferente, pero siempre al ritmo de la música.

El modo de juego principal ofrece una campaña roguelike con 8 niveles, cada uno generado de forma procedural, por lo que su acomodo, tipo de habitaciones y enemigos son diferentes en cada ocasión. Entre las habitaciones que encontramos al azar poderes está un banco, una tienda, una armería, una sala de desafíos y una de tesoro, así como otras menos comunes que incluyen portales, equipamientos al azar, ruletas y más.

El tipo de habitaciones y objetos que te encuentras en cada partida de BPM: Bullets Per Minute determinará qué tan lejos puedes llegar con tu habilidad, pues además es posible encontrar equipamiento con habilidades extra para equipar en tu cabeza, brazos y pies. Con la variedad de armas, objetos, poderes, habitaciones y equipamientos que ofrece BPM es seguro que cada partida puede ser totalmente distinta a la anterior.

Los niveles pueden tener variaciones que modifiquen las propiedades de todas las habitaciones.

Eso no es todo, pues cada nivel cuenta con variaciones que modifican las propiedades de todas las habitaciones. El adjetivo “oscuro” nos indica que nos espera una visibilidad menor, mientras que cuando dice “en el espacio” nos espera una gravedad menor a la de la tierra. “Yermo” indica que no recibirá recompensas al completar cada habitación, “Midas” indica que te espera mucho oro y así sucesivamente. Por si esto no fuera suficiente, los jefes de cada nivel también pueden aparecer como una variación con diferentes propiedades, lo que aumenta su reto incluso cuando ya te sientes reforzado con ellos.

De las mejores bandas sonoras de los ultimos años:

Claro que este juego no podría sostenerse sin una increíble banda sonora y afortunadamente la banda sonora de BPM: Bullets Per Minute está a la altura de la tarea. Desde que jugué BPM: Bullets Per Minute por primera vez me hice fan del soundtrack y suelo escucharlo por medio de Spotify constantemente, aunque él de admitir que en ocasiones los efectos de sonidos de las armas y habilidades del juego hacen que la música suene aún mejor .

Incluso los jefes pueden tener variantes en BPM: Bullets Per Minute.

Dado que cada acción tiene que realizarse al ritmo de la música, los desarrolladores de AWE Interactive pusieron un cuidado especial en hacer que cada arma se siente como un instrumento que suena sobre las pistas musicales de su banda sonora. En ocasiones te encontrarás disparando, esquivando o recargando sólo para hacer melodías con sus sonidos y no porque realmente necesitas hacerlo para sobrevivir.

El mes pasado también vimos el lanzamiento de Metal: Hellsinger, otro FPS rítmico, pero como lo mencioné en mi comparativa entre ambos juegos, la banda sonora de BPM: Bullets Per Minute y la manera en que hace sinergia con las mecánicas de juego llevan esta experiencia al siguiente nivel, por lo que lo recomiendo mucho a todos los interesados ​​en ambas experiencias.

Contenido suficiente para ofrecer diversión por muchísimas horas:

Si hay algo que caracteriza a los juegos del género roguelite es su rejugabilidad, la cual generalmente depende del bucle de juego que ofrece cada videojuego. En este caso BPM: Bullets Per Minute no decepciona, pero afortunadamente no depende sólo de su jugabilidad para ofrecer rejugabilidad. Con 10 personajes diferentes, tres dificultades y 10 desafíos especiales BPM: Bullets Per Minute ofrece suficiente variedad a su fórmula para no volverse aburrido.

Cada personaje de BPM: Bullets Per Minute tiene sus propias peculiaridades, pues aunque Göll es el estándar, Freyr cuenta con armadura en vez de vida, Hildr tiene dos bloques de vida y otro de armadura, a Skuld le disminuye la vida con el paso del tiempo, Odr muere al primer golpe y Geri, del gremio de los banqueros, tiene una estatura y resistencia menor. Eso por no mencionar que casi todos utilizan diferentes armas, lo que cambia cómo se siente la jugabilidad de cada uno.

Cada personaje ofrece una forma distinta de jugar y por lo general usa diferentes armas.

En cuanto a los desafíos, estos nos ofrecen distintas maneras de jugar a BPM: Bullets Per Minute. Por ejemplo, el desafío gráfico imita el estilo visual y la jugabilidad del primer DOOM, mientras que el de “el suelo es lava” nos deja saltar infinitamente pero nos daña al tocar el suelo. También hay un desafío llamado Ataque de jefes que nos enfrenta contra todos en orden y unos cuantos más que se irán desbloqueando conforme avances.

Si no te gusta el aspecto procedural de los juegos roguelike hay dos desafíos que te interesarán, pues el primero consiste en una partida con el mapa fijo y objetos aleatorios, mientras que el segundo es de mapas y objetos fijos. Estos desafíos son para quienes buscan la misma experiencia en cada partida, por lo que el juego intenta atender a todo tipo de jugadores.

Pese a los sacrificios gráficos, BPM: Bullets Per Minute se controla muy bien.

Veredicto: Una joya que no pierde su esencia como portátil.

Después de regresar a BPM: Bullets Per Minute en su versión de Nintendo Switch y dedicarle muchísimas horas probando todos sus personajes, desafíos y funciones puedo decir que este puerto mantiene la esencia que hacer tan divertido al juego, pues a pesar de sus sacrificios en el apartado gráfico y de rendimiento ofrece una experiencia sumamente adictiva y única.

Dejando de lado los compromisos técnicos, el único problema que le veo a BPM: Bullets Per Minute ni siquiera es culpa del juego, pues se trata de la calidad de los joy-con de Nintendo Switch para juegos FPS. Aún así, el juego se siente excelente con un control pro y en el modo portátil de puedesr después de un tiempo, por lo que lo recomiendo a cualquier interesado, lo haya jugado en otras plataformas o no.

Ya se que quieras BPM: Bullets Per Minute para llevara o lo vayas a jugar por primera vez, recomiendo enormemente esta experiencia de AWE Interactive en todas sus versiones, aunque recuerda que recientemente se agregó la función de jugar con música personalizada en la versión de PC .

BPM: Bullets Per Minute vale mucho la pena en Nintendo Switch, pero si no te interesa jugar en portátil te recomiendo que lo obtengas en otra plataforma.

Lo bueno:

  • La misma jugabilidad súper adictiva
  • Combina perfectamente los FPS y los juegos de ritmo
  • excelente banda sonora
  • Controles de movimiento funcionales
  • Contenido para muchas horas

Lo malo:

  • Se sacrificó la calidad gráfica y el rendimiento
  • Los Joy-Con no son ideales para jugar FPS, recomiendo jugar con un control pro en TV

Fuente

Written by Editor Top

iPhone 14 Plus muestra retrasos en la estimación de la primera entrega antes del lanzamiento del viernes

Fundas protectoras Samsung Galaxy S23 filtradas temprano